Un espacio para la innovación: seis Oficinas InnovaT ya están en marcha en Latinoamérica

Las Oficinas InnovaT son un espacio que proporciona tecnología y recursos digitales de calidad a las universidades socias latinoamericanas para la incorporación de metodologías activas y recursos digitales para la enseñanza en línea de forma dinámica.

Este año como un gran hito para el proyecto InnovaT, las universidades socias latinoamericanas dieron por finalizado la implementación de las «Oficinas InnovaT» Innovative Teaching Offices, este eje fue liderado por la Universidad FH Joanneum con el apoyo de la Universidad de Lima.

«Se establecieron seis oficinas InnovaT con equipos y servicios de asesoramiento de última generación en cada una de las universidades peruanas y chilenas socias. Estos espacios tienen como objetivo modernizar las capacidades técnicas y operativas de estos planteles con el desarrollo de materiales y cursos innovadores de enseñanza y aprendizaje, para difundir el conocimiento adquirido en los paquetes de trabajo anteriores y asegurar su replicación y sostenibilidad en el tiempo», señaló Clarissa Maierhofer, coordinadora de Proyecto de Oficinas InnovaT de la Universidad FH Joanneum.

El establecimiento de estas oficinas InnovaT impacta no solo a nivel interno con un cambio significativo de un entorno de aprendizaje más innovador y estimulante para profesores y estudiantes, sino también a nivel externo entregando, «mayor reputación y visibilidad en contextos locales, regionales e internacionales para las universidades, generando una mayor red internacional y oportunidades de internacionalización», indicó Clarissa.

Una de las oficinas InnovaT ya implementadas en su totalidad es de la Universidad de Lima, desarrollando en el transcurso de este año diversas actividades, «implementamos las aulas híbridas, generamos talleres de metodologías activas como por ejemplo, un taller de gamificación y le ofrecemos a los docentes la posibilidad de generar contenido para sus clases a través del uso del estudio», destaca Alberto Matsuura, coordinador de Innovación Educativa de la Oficina de Innovación y Calidad Educativa (ICE), de la Universidad de Lima.

El coordinador señala que desde los profesores existe un creciente interés, el cual va ligado al cambio cultural que implica poner en práctica la innovación educativa, «es un proceso que requiere tiempo, por eso estamos en una etapa de difusión y concientización frente a la comunidad universitaria, ya los primeros proyectos están dando que hablar y la oficina va tomando mayor relevancia», dice Matsuura.

Como ejemplo de uno de los primeros profesores en utilizar el espacio InnovaT en la institución limeña fue el profesor Ronald Quesada Córdova, quien es parte del Programa de Estudios Generales, donde enseña los cursos asincrónicos de nivelación en Matemática y en Letras para los nuevos estudiantes de la Universidad. Desde su experiencia considera que las herramientas tecnológicas de la oficina le han ayudado a mejorar sus clases, «el dinamismo de estas herramientas ofrece un gran apoyo en el proceso académico. Ahora los estudiantes acceden con anticipación a los temas de la asignatura y la practicidad de estas herramientas les permite comprender los contenidos a tratar con mayor profundidad», subraya Quesada. 

Además, del aporte directo que hace la oficina al área de la docencia como mencionamos anteriormente, el coordinador también destaca que esta ha sido un aporte directo a las proyecciones estratégicas de la universidad en distintos ámbitos. Estos son el de investigación, al permitir generar material para la difusión de la producción científica de las diferentes carreras de la Universidad y el de vinculación internacional, al aumentar su visibilidad, «fuimos organizadores del Foro Internacional de Experiencias Educativas Innovadoras y estamos participando en colaboración con universidades extranjeras en el proyecto Gamit! una plataforma de gamificación», finaliza Alberto.